lunes, 12 de febrero de 2007

St. Kitts and Nevis busca el milagro a base de donaciones privadas

El campeón del mundo de 100 metros en 2003, Kim Collins, es la gran estrella de la historia del deporte en St. Kitts and Nevis (en castellano San Cristóbal y Nieves), el pequeño país caribeño independiente desde 1983. Pues bien, el gobierno sancristobaleño quiere que su selección Sub-20 llegue a la élite mundial, oportunidad que pasará por quedar entre los dos primeros en la fase de clasificación que desde la semana que viene jugarán en México ante los anfitriones, Costa Rica y Jamaica. Una empresa complicada, pero factible ante la gran cercanía del Mundial de Canadá.

Para ello está movilizando a toda la población, apenas 40.000 personas, para que hagan donaciones al equipo juvenil y así poder ofrecerles primas, mejores instalaciones y mayores recursos. La respuesta, por cierto, ha sido buenísima. De momento, ya se han recaudado 106.550 dólares caribeños (unos 380.000 euros), lo que ha servido para que el equipo haya podido preparar un stage en Miami del cual están muy contentos los técnicos. Si alguien es originario de St. Kitts and Nevis o simplemente le ha caído bien el equipo y quiere apoyarlo económicamente, aquí dejamos un enlace para hacer la donación. ¿Resultará?