martes, 8 de mayo de 2007

España encuentra hueco en semis y en el Mundial (0-0)

Hay un popular dicho futbolístico que dice que éste es un deporte en el que juegan once contra once y siempre ganan los alemanes. En multitud de ocasiones se cumple, pero no fue el caso ayer de su selección Sub-17, que se cruzó en el camino de España y eso en categorías inferiores significa para casi todos los países hacer las maletas antes de tiempo. No se les podrá reprochar a los jugadores germanos entrega, carácter y presión sobre el rival, pero quizá por eso haya que dar más trascendencia al encuentro desplegado por los nuestros. Parar a los alemanes ya es complicado de por sí, pero pararles cuando se les mete algo en la cabeza suele ser tarea imposible.

Con esa tozudez salieron al campo los teutones. Sabían que una victoria les conducía a semifinales y también que España disponía de un colchón que presumiblemente usaría para no pisar el acelerador al máximo. Pero se encontraron resistencia. Y de qué intensidad. El equipo español maquilló algunas posiciones concretas para que entrasen jugadores menos habituales, pero su bloque permaneció igual de compacto que siempre. Es de recibo hacer mención especial a los centrales y a los medios defensivos. Dan tanta seguridad y equilibran al conjunto de tal manera que resulta imposible encontrar fisuras. Y ya se sabe, cuando la columna vertebral de un equipo es rígida todo lo demás se sujeta con más firmeza.Tampoco sería justo dejar de hablar del portero, De Gea. Las pocas oportunidades que hubo en el primer tiempo por parte de Alemania las desbarató con una parsimonia espeluznante, como si pudiera hacerlo con los ojos cerrados.

Alemania apretaba, pero a nadie se le pasaba por la cabeza que España pudiera hundirse. El paso de los minutos ayudó a fortalecer esa teoría. Los alemanes se empezaron a poner nerviosos y el encuentro se partió. Era el momento de Bojan, hasta entonces en el banquillo por aquello de dosificar esfuerzos, y su entrada metió aún más miedo a Alemania. El crack del Barça tuvo su ocasión, aunque la mandó fuera para sorpresa general. También los germanos gozaron de una clarísima, pero De Gea volvió a amargarles con un paradón espectacular que rubricó el choque. Bélgica ya tiembla.

1 comentario:

David Sánchez dijo...

Bélgica no va a ser buen rival para España,no me gusta el rival que nos ha tocado la verdad,el último enfrentamiento,en octubre en Bélgica fué 1-6 para España,puede parecer fácil pero no lo será espero y seguro va a ser asi,que los técnicos van a mentalizar a los chicos que va a ser una auténtica final.
El partido de octubre se correspondía a un minitorneo que disputaron España,Inglaterra,Portugal y la anfitriona Bélgica,con motivo de este campeonato de Europa y que organizaba UEFA,España ganó a Inglaterra 2-3,a Bélgica 1-6 y a Portugal 1-3,esperemos que 3 años después España pise de nuevo una final sería extraordinario......