martes, 8 de enero de 2008

La Copinha brasileña Sub-18 despierta el interés de media Europa

Fuente: Joaquín Maroto (AS)

Probablemente sea el gran escaparate para ver en acción a los que pronto serán los mejores jugadores de Brasil, los futbolistas exportables a Europa a corto y medio plazo". Así define la Copinha el hombre que clamó en el desierto para que el Madrid fichara en su día a Kaká, el actual director deportivo del club, Miguel Ángel Portugal.

El Madrid envía a Sao Paulo a dos de sus cazatalentos: Julen Lopetegui y Rafael Monfort. Desde Reyes y hasta el próximo día 25 destacarán en sus informes lo más sobresaliente que vean entre los 1. 936 futbolistas de los 88 equipos que participan en la Copinha. De momento ya van orientados. En su lista están los jugadores que hoy publica AS y a ella se sumarán otros que vayan llamando su atención.

Pero el Madrid no es el único club español ni europeo que tiene enviados especiales en Sao Paulo. Monchi, que ya vio a Baptista en acción en la Copinha cuando él hoy madridista tenía como suplente a Kaká en los juveniles del Sao Paulo, también sigue con mil ojos lo que pasa en Brasil. Y lo mismo hace Jesús García Pitarch para el Atlético, Pepe Costa para el Barcelona y, fuera de nuestro país, Arnesen para el Arsenal, Leonardo para el Milán, Alesio Secco para la Juve o Uli Hoeness para el Bayern Múnich. Si hay competencia sobre el campo para destacar entre tantos buenos jugadores, más aún en la grada para hacerse lo antes y lo más barato posible con la prioridad para el fichaje del jugador.

La Copinha, que se viene celebrando desde el año 1969 con distintos formatos, es el vivero de Brasil, y ya se sabe que Brasil es la cantera del mundo. Por esta competición pasaron desde Falçao, Rai, Toninho Cerezo o Casagrande hasta Robinho o Cafú.