sábado, 26 de enero de 2008

La Sub-17 se jugará el Europeo de par de mañana (11:00 y 13:00 horas)

La Federación Rumana ha confirmado los horarios y las sedes en las que la Sub-17 tendrá que ganarse, desde el próximo 26 de marzo, el billete al Europeo de Turquía. Y lo curioso del asunto es que al equipo de Santisteban le tocará madrugar. De hecho los dos primeros encuentros serán a las 11:00 de la mañana, un horario muy poco habitual para compromisos internacionales y para los cuales será básica la correcta programación alimenticia y física de los responsables del equipo nacional. El primer envite será ante la selección local el 26 de marzo, en el centro deportivo de Mogosoaia, a 15 kilómetros de Bucarest, que comenzará a determinar el futuro de España. Posteriormente, a las 13:00, se jugará el otro encuentro de la primera jornada, el Italia-Austria. Dos días después, España tendrá que volver a jugar a las 11:00 horas, en esta ocasión frente a Austria para ver cómo luego se disputa el Rumanía-Italia en el horario de las 13:00 horas. Y la última jornada, la que dilucidará el grupo, sí que tendrá la unificación de horarios que exige la UEFA, por lo que los dos choques (Italia-España y Rumanía-Austria) serán a las 13:00. Unas horas poco comunes para jugarse algo tan importante, pero a las que habrá que adaptarse para que no les pese a los chavales en ningún momento.

Otra de las cuestiones que ya se conocen es el nombre de las sedes en las que se llevarán a cabo los encuentros. Y los estadios, como era de esperar, son modestos. Las ciudades, cercanas a la capital rumana Bucarest, serán Chiajna y Mogosoaia, en cuyos campos habrá que pelear mucho a la vista del estado del césped. Ya se sabe que cualquier terreno de juego en mal estado perjudica claramente a la Selección y parece que la Federación Rumana ha jugado esa baza. Así que ya se pueden aplicar los nuestros, que se encontrarán con campos por lo general pequeños y no en demasiado buen estado. Sea como fuere, España tiene que superar estas circunstancias y pasar por encima de unos rivales y de unos horarios que no pondrán nada fáciles las cosas. El Europeo es el bonito premio que espera a los jugadores en caso de superar esta última fase de clasificación.