lunes, 7 de abril de 2008

En marcha la nueva Residencia de la Cantera del Madrid, que incluirá una biblioteca

Fuente: realmadrid.com

El Real Madrid contará con su propia Residencia para la Cantera, un lugar de encuentro donde los jugadores de los equipos de fútbol y baloncesto podrán completar su educación deportiva y formarse con el objetivo de poder llegar, algún día, a formar parte de la primera plantilla del Real Madrid. Un proyecto, el de la Residencia de la Cantera, a través del cual el Madrid podrá responsabilizarse de la formación integral de cada uno de los jugadores en todas sus facetas: deportiva y humana, formativa, académica y educacional.

Entre 1996 y 2006 las cifras de la presencia de canteranos del Madrid en el fútbol fueron muy optimistas. De los 3.000 futbolistas de la cantera, 57 llegaron a pasar por el primer equipo, 132 jugaron en equipos de Primera División, y 79 de Segunda. Se trata de un balance muy satisfactorio que justifica cualquier esfuerzo que se pueda contemplar en el futuro con esperanza y optimismo.

La Residencia se levantará en una parcela de 5.700 metros cuadrados y contará con una superficie total construida de 4.791 metros cuadrados, organizada en tres alturas, sin incluir el sótano y la cubierta. En el exterior, los materiales y los juegos de colores y formas, persiguen dar un carácter joven y desefandado al entorno, acorde al perfil del usuario. Por otra parte, el diseño de amplios espacios verdes y zonas de descanso conforman un entorno estimulante capaz de potenciar la interrelación entre estos jóvenes deportistas y la naturaleza. En el interior, las zonas comunes situadas en la planta baja, se plantean como entornos agradables y propicios para el intercambio de experiencias, potenciando la relación entre los jóvenes.

Además de recepción, cafetería o sala de estar, se incluye un salón de actos y una biblioteca. Las plantas superiores acogen 24 habitaciones dobles por planta, con una superficie de 26 metros cuadrados, cada habitación dispone de aseo y un espacio único donde se sitúan las dos camas y dos escritorios. Todas las habitaciones son exteriores, con amplias superficies acristaladas y con un diseño que conjuga el confort y la austeridad, logrando así un espacio para la intimidad y el trabajo.