viernes, 30 de mayo de 2008

El calor obliga a retrasar a octubre el Mundial Sub-20 de Egipto en 2009

La FIFA ha tomado la determinación de retrasar el Mundial Sub-20 que se disputará el año que viene en Egipto. Programado en principio para el verano, como suele ser costumbre en esta competición salvo causas de fuerza mayor como la guerra de Iraq que obligó a retrasar el Mundial de Emiratos Árabes a diciembre, el fuerte calor que hace en el país africano en la época estival y el riesgo de que esto se traduzca en problemas físicos de los jóvenes jugadores sobre el campo ha hecho que la fecha definitiva para llevar a cabo el torneo sea del 25 de septiembre al 16 de octubre. Una decisión polémica, pues muchos de los jugadores que podrían participar sin problemas durante el verano se encontrarán con la prohibición de sus clubes a dejarles marchar, ya que se perderían un número importante de encuentros en el arranque de temporada. La mayoría de futbolistas que integran los equipos Sub-20 son importantes para sus equipos e incluso algunos son habituales en Primera División, lo que hace más complicada su ausencia por un mes.

El empeño de la FIFA de instaurar el fútbol en África ha dejado entrever problemas de planificación como este. Las temperaturas en julio y agosto suelen rondar los 45 grados en Egipto, algo peligroso para quien practica el fútbol de más alto nivel. Pero esto se sabía cuando se designó la sede y por lo tanto sorprende la falta de análisis y estudio del máximo organismo del fútbol mundial. Cabe destacar también que Blatter ha confirmado ya las sedes de los Mundiales para 2011. El Sub-20 se llevará a cabo en Colombia, mientras que el Sub-17 será en México. Antes vendrán los del año que viene, ambos en África (Egipto y Nigeria), y que ya han traído los primeros problemas a causa de las fechas y las temperaturas.