martes, 3 de junio de 2008

Santisteban: "Físicamente hemos crecido, pero estamos olvidando el balón"

Fuente: Luis Nieto (AS)

De compañero de Di Stéfano y Puskas a instructor de Bojan. Ha sido larguísima la estancia de Juan Santisteban Troyano (Sevilla, 1936) en el fútbol, tanto como para ganarse la Medalla al Mérito Deportivo en su versión de plata. El 30 de junio, camino de los 72 años, acaba su contrato como técnico de categorías inferiores y es probable que no renueve. Si es así, tendrá el final perfecto. Acabará como campeón de Europa Sub-17, tras un manteo de admiración y reconocimiento por parte de su último alumnado.

Santisteban perdió a sus padres a los seis años y hasta los dieciséis estuvo en el durísimo Colegio de Huérfanos de la Guardia Civil. "La disciplina era terrible y se pasaba mucha hambre en aquella España de finales de los cuarenta. Aquellos ochocientos chavales nunca supimos a qué sabía la carne. Teníamos que conformarnos con un trocito de pollo el día del Pilar". El fútbol en los dos patios de aquel internado de la calle Serrano era un buen consuelo. Partidos entrecruzados entre docenas de chavales que se las apañaban para distinguir al compañero, al adversario y al ajeno durante el largo invierno. Porque el verano era otra cosa. Santisteban lo pasaba en Sevilla y allí jugaba partidos con los juveniles del Betis (antes probó en el Sevilla). "Hasta que un día, cuando tenía 16 años, vino el Madrid juvenil a jugar contra el colegio. Debí hacerlo realmente bien, porque Moleiro, el técnico, recomendó mi fichaje". Un cuento de Dickens en un colegio del Madrid de 1952.

Santisteban, medio de creación, un Guardiola traducido al fútbol actual, pasó un año en el juvenil blanco y dos en el aficionado antes de que Pepe Villalonga le subiera al primer equipo. "Tenía 19 años y todo el mundo me llamaba 'El chaval'. Decían que tenía un juego fino, pero muy poco físico. Medía 1,72 y el día que debuté en Pamplona pesaba 53 kilos. Para que engordara me llevaron un tiempo a Navacerrada". Su segundo partido fue un amistoso ante el Sochaux francés (14-1) y el tercero, un Atlético-Madrid en el Metropolitano: "Todo el mundo pensaba que en la media jugarían Muñoz y Zárraga. Ya en el vestuario, Villalonga me preguntó: '¿Cómo te ves, chaval?'. 'Bien', le dije. 'Pues ponte las botas, que sales".

Santisteban relevó así a una leyenda, Muñoz, y ganó con el Madrid cuatro Ligas y otras cuatro Copas de Europa. Fue titular en las finales del 58 (3-2 al Milán en Bruselas) y del 59 (2-0 al Stade de Reims en Stuttgart). La del 60 ya le cogió lesionado. "Me rompí el recto anterior por querer forzar demasiado y tuvieron que operarme". El Madrid lo cedió al Venecia y lo repescó un año después. Jugaría de blanco hasta el 64, después se marcharía al Betis y acabaría su carrera en el 'soccer' estadounidense. "Yo estaba casi retirado y Puskas me llamó para jugar un partidillo de jugadores españoles contra estadounidenses en la Ciudad Universitaria. Les gusté y me prometieron un contrato. Saporta me adelantó 500 dólares para el billete de vuelta por si al llegar allí me dejaban colgado. También me dio cartas para el director del Banco Exterior en Washington y para el embajador en Estados Unidos. Pero en el Baltimore se portaron fenomenal. De hecho, cuando acabé, me propusieron quedarme como profesor de fútbol. No me decidí".

Una carrera no demasiado larga, pero suficiente para sacar una conclusión: "No nacerá otro como Di Stéfano. Quizá fueran más técnicos Pelé o Maradona, pero el más completo de siempre ha sido Alfredo. Yo le vi, en un partido contra la Real, salvar un gol en nuestra portería y marcar en la misma jugada. Corría los noventa minutos y no quería verte parado ni cuando te atabas las botas".

Santisteban empezó y no acabó la carrera de Magisterio, pero siempre tuvo vocación docente. Pasó doce años en el Madrid, saltando de técnico del Castilla a ayudante del primer entrenador (Miljanic, Boskov, Di Stéfano). "En el 88, el Castilla no estaba bien y yo me fui a hablar con Molowny y le dije que necesitaba ayuda. Un directivo debió escuchar la conversación y el club decidió que no entrenara más al equipo. Me relegaron a ayudante de Molowny, entonces director de la Ciudad Deportiva. Me dolió. Y entonces Luis Suárez, al que habían nombrado seleccionador absoluto, me hizo una propuesta para trabajar en las selecciones inferiores. Me advirtió que no podían pagarme como en el Madrid, pero le dije que sí. Y hasta hoy":

En veinte años ha estado en diecisiete finales y ha ganado doce títulos: cuatro Europeos Sub-16, dos Sub-17, un Sub-19 y cinco Meridian Cup. Ayer mismo le llegó una felicitación de Michael Platini, presidente de la UEFA. "Después de conquistar algún título recibí ofertas para entrenar en Primera, pero siempre dije que no, porque no me sentía capacitado. Yo fui segundo de varios técnicos y vi lo difícil que es llevar un equipo profesional. En cambio, trabajar con chavales es magnífico". Recorre de memoria los 23 de esta Eurocopa y sólo le salen cinco que no pasaron por su clase: Palop, Juanito, Senna, Marchena y Güiza. "En cada concentración pido a los chavales que se presenten y a continuación les advierto que el que se crea más listo que los demás estará allí un día. No se llega a futbolista sin ser persona. La disciplina es esencial. Yo he tenido castigados a jugadores que hoy son internacionales durante año y medio".

"López Vallejo, Robaina, Sandro, Dani...". Santisteban repasa la primera generación que patroneó, que quizá quedó por debajo de sus expectativas. Jugadores pequeños y con talento. "Es verdad que en los años ochenta y noventa nuestra condición física de base era inferior a la de la mayoría de los rivales. Ahora ya no. La raza ha mejorado muchísimo, aunque sin llegar al nivel de los africanos... Dicen que allí los registradores pasan por los pueblos cada mucho tiempo y quizá las edades no sean exactas. Aún recuerdo aquella final del Mundial Sub-17 contra Ghana. Eran grandísimos. Nos ganaron 1-0 y nos pudieron hacer catorce. Si no es por López Vallejo... En cualquier caso, España ha sufrido un cambio brutal en el aspecto físico. Nos hemos equiparado a la mayoría de países europeos". Y, además, jugamos mejor: "Eso hay que atribuírselo a la cantidad de campos de hierba artificial que se han construido. Los hay en cada rincón de España".

Ese giro a la modernidad, sin embargo, amenaza con limpiar el país de jugones: "Nos hemos preocupado tanto de mejorar el físico que quizá nos hemos olvidado del balón. Yo presencio entrenamientos y en cuanto veo a un entrenador que sale con 23 o 24 chavales y tres balones, me marcho porque ya sé lo que va a hacer". La proliferación de agentes tampoco ayuda demasiado a los chicos: "A veces engañan a los padres. Hubo épocas en que representantes y ojeadores tenían libre acceso en la residencia. Hierro ha acabado con eso. Ahora sólo pueden pasar los familiares".

Dando saltos en el tiempo, Santisteban repasa a quienes mejor acabaron el curso: "De los campeones de Europa Sub-17 de 2007, Aquino, Camacho, Fran Mérida y Bojan ya han jugado en Primera. Éste es el que más me ha impresionado. Ha superado lo que me habían dicho de él. Es sensacional como jugador y como persona. Y está bien aconsejado. Su padre ha sido futbolista. Torres siempre fue rápido y valiente, lo más parecido a Van Basten que he visto. Cesc es increíble. Y Capel, al que obligaba a mirar mis manos en alto mientras corría para que levantara la cabeza. Y Casillas, aunque me criticaron porque le lleve demasiado joven. Y Sergio Ramos, del que me habían hablado maravillas y no me gustó demasiado en el primer partido. Pero es que jugó con 41º de fiebre sin decírselo a nadie. Y Granero o Javi García, a los que ser cedidos les ha venido bien. Y Thiago, al que no se le ha subido el éxito a la cabeza. Es inexplicable que con ellos la absoluta no haya ganado un gran campeonato. Quizá nos puede la presión, el tener a todo un país detrás". Quizá.

5 comentarios:

David Sánchez Crespo dijo...

Ya lo dije anteriormente,a este hombre tienen que hacerle un monumento en su honor en la sede de la RFEF de Las Rozas,por todo lo que ha supuesto para el fútbol español y en especial para el fútbol base,los homenajes hay que hacerlos en vida y este es un gran momento para ello,además en esta ocasión añado,la RFEF debería organizar un torneo juvenil de selecciones que se disputara anualmente,tipo el Atlàntico por ejemplo,que llevara el nombre de "JUAN SANTISTEBAN"........

Jaime Iglesias dijo...

Creo que sería un digno ganador del Príncipe de Asturias.

Anónimo dijo...

Emilio Llorente
A nivel general me parece estupendo que Juan Santisteban tenga todo el reconocimiento del futbol, por su trayectoria futbolistica primero y mas tarde como entrenador de futbol base que es lo que yo conozco, ya que como jugador me pilla un poco lejos.
A nivel particular le estoy agradecido por cuanto de su mano debutó mi hijo Andres en la selección española cadete en el primer trofeo de Santiago del Teide,aunque el entrenador era Ginés Meléndez que no pudo asistir por una indisposición.Aquella experiencia me pareció maravillosa y gracias a Ginés y Santisteban tengo el recuerdo estupendo de aquellos dias viéndole jugar con los Mata, Alberto Bueno, Toto, Pecci, Rueda,Adrián González,etc, de canteras importantes.
Por tanto me parece que todos los premios que reciba serán bien merecidos por su trayectoria con el mundo del balón que tanto nos gusta.

David Sánchez Crespo dijo...

Para Emilio Llorente:tú hijo fué preseleccionado del 28 al 30 de abril junto con Sergio Alonso también del Plasencia(Andrés central,Sergio media punta) de cara a preparar este torneo junto a 24 chavales más,el equipo lo llevaba Ginés Meléndez y en aquel torneo disputado en junio el primero que se organizaba sub-15 fueron Juan Santisteban y Julen Lopetegui que aparte de preparador de porteros también llevaba un poco esta selección....posteriormente para la temporada siguiente tú hijo fichó por el Atlético de Madrid pero sólo fué en la primera convocatoria preseleccionado del 22al 24 de septiembre de 2003 para la sub-16,¿dónde juega ahora tú hijo y qué pasó con el chaval qué tal le va?,gracías un saludo.

Cromak dijo...

Aupa que tal??,

Pues yo soy entrenador no titulado en una escuela de futbol, y puedo dar fe de que el balon se esta dejando de lado como dice SANTISTEBAN. Hay veces que la gente no saca siquiera balones y plantean circuitos fisicos, y cuando salgo yo con un balon para cada chaval, me miran raro porque no trabajo como el resto. Pero claro, hablamos de benjamines de segundo año, o sea de 9 años, y me parece que el fisico mejora por si solo. El deber del entrenador a edades tempranas es la de haer que el chaval ame el balon y sueñe todas las noches en como hacer ese regate y no en como aguantarle el sprint al numero 10 del otro equipo.

SALUDOS!!