miércoles, 16 de julio de 2008

Nunca una Sub-19 tuvo tanta gente de Primera

No asegura nada, como se vio en el pobre debut ante Alemania. Quizá sólo sirva para rellenar currículum y engordar las estadísticas personales. Pero esta Sub-19 es la más experimentada en Primera División de cuantas hayan pasado por un campeonato así. En total son 5.782 los minutos disputados por seis de sus jugadores en la máxima categoría del fútbol español, algo muy lejano para las generaciones de 2007 y 2002, en las que, por una parte Javi Martínez y por otra Reyes y Murillo, elevaron considerablemente el nivel de experiencia.

En esta ocasión son Azpilicueta, Aquino, Aarón, Camacho, Iván Bolado y Emilio Nsue los que pueden decir qué significa jugar al lado de sus ídolos. Ese privilegio perteneció anteriormente a hombres como Diego Capel, Piqué, Raúl García, Sergio Ramos o Reyes, alumnos aventajados que luego han alcanzado la cúspide. "En un torneo como este se puede notar si vienes actuando al más alto nivel, pero a la hora de la verdad eres uno más", cuenta el racinguista Iván Bolado, héroe cántabro por el gol que metió al equipo en Europa. Azpilicueta, de Osasuna, también es claro: "El ritmo de Primera es diferente a cualquier otro. Por eso tiraremos del carro, ya que tenemos más experiencia. Debemos ser sinceros y mejorar respecto al día del estreno ante Alemania".

Un partido inaugural que concluyó con derrota, lo que obliga a ganarle mañana a Hungría. "Si te meten un gol en el minuto seis, como nos pasó ante los alemanes, el partido queda condicionado", asegura Azpilicueta. "En estos torneos el primer partido es primordial. Ahora nos toca ir a remolque". Para Bolado la cosa también es subsanable: "Nos quedan cuatro partidos para ser campeones. Va a ser difícil, pero hay que ponerse las pilas y a por ello vamos ante Hungría".