lunes, 8 de septiembre de 2008

Interesantísima última jornada en busca de un rival de la Sub-21 para el playoff

España ya está en el playoff que dirimirá dentro de un mes si finalmente accede al Europeo Sub-21 o no. Esa tranquilidad la ha obtenido tras dominar de cabo a rabo un grupo en el que su mayor obstáculo era Rusia, pero ante la que no habrá nada más en juego que el honor en el último partido del grupo, mañana, en Palencia. Por eso la atención está puesta ahora en los demás grupos, pues de los clasificados en ellos saldrá el país con el que habrá que jugarse a ida y vuelta la presencia en Suecia 2009. Y la verdad es que la última y decisiva jornada que se juega mañana trae consigo enfrentamientos espectaculares y definitivos en los que muchas naciones se juegan su futuro prácticamente a cara o cruz.

De momento, sólo hay tres equipos clasificados matemáticamente para los cruces de octubre. Se trata de Austria, dominador absoluto del grupo 7, Inglaterra, líder matemático en el 3, y la consabida España en el 4. Faltan, por lo tanto, once países por definir su presencia y eso se sabrá tras la jornada de mañana. En el grupo 1 los candidatos a clasificarse son Italia y Croacia, que se enfrentarán en tierras croatas. A los italianos les basta un empate, pero en caso de perder también podrían clasificarse como uno de los mejores segundos. No será una visita plácida para un equipo en el que destaca el jovencísimo pero potente Balotelli. En el grupo 2, Turquía tiene el pase en su mano tras vencer a la República Checa en la anterior jornada. Eso le deja ante la idílica situación de poder redondear su clasificación en casa ante Armenia.

Más emocionante se presenta el grupo 5. Holanda y Suiza se disputarán la primera plaza en suelo helvético, aunque sabiendo que a los neerlandeses les es suficiente con un empate. Aún así, Suiza ya ganó a Holanda a domicilio, por lo que no sería descabellado pensar en otra victoria de nuevo. El que también tiene el billete en su mano es Finlandia, en el 6. Si vence en Eslovenia, estará clasificado. Y si no, puede que también, aunque Escocia le puede arrebatar el puesto si se impone en Dinamarca. Pese a ello cualquiera de los dos podría clasificarse como segundo.

En el grupo 7 la pelota está en el tejado de Bielorrusia. Si logra el triunfo en Letonia, está clasificada matemáticamente. Igualmente podría hacerlo Serbia, que tras su victoria por 8-0 ante Hungría se ha situado en una posición inmejorable para acceder, al menos, como uno de los mejores segundos. Y por último están los grupos 9 y 10 en los que está todo por decidir y será también mediante enfrentamientos directos. En el primero, Alemania recibe a Israel con la tranquilidad de saber que le vale un empate, algo que no le sucede a Rumanía frente a Gales en el segundo, pues de esa carambola se podría aprovechar Francia, al acecho de rumanos y galeses en la clasificación. Una jornada pues emocionantísima y de la que habrá que estar muy atentos.