sábado, 18 de octubre de 2008

Asia encumbra a Irán en cadetes y en 15 días buscará campeón juvenil

El mundo ha comenzado su particular selección de naciones que participarán en los mundiales Sub-17 y Sub-20 del próximo año. Algunos continentes ya llevan tiempo sumidos en las fases de clasificación que diriman qué países les representarán en 2009 en ambas citas mundialistas de la cantera. Africa, Oceanía, Europa y Centroamérica son algunos de los que tienen bastante avanzado el proceso. Incluso la UEFA, después del Europeo Sub-19 del pasado verano, ya sabe los seis países que jugarán el Mundial Sub-20, entre los que está España, por cierto.

Pero el último en sumarse a la fiesta de los campeonatos continentales ha sido Asia. El continente más grande del mundo organizará en apenas un mes los dos torneos (Sub-16 y Sub-19) que otorgarán billetes para el Mundial cadete y el juvenil de 2009. El primero en concluir ha sido el Sub-16, que esta mañana ha vivido su gran final entre Irán y Corea del Sur. El título, para sorpresa, ha sido para los iraníes, que han sabido aprovecharse del mal estado del terreno de juego y de la tempranera expulsión de un jugador coreano para llevarse el trofeo rumbo al país persa. El resultado final ha sido 2-1 y la sensación es que Corea podía haber hecho mucho más en otro tipo de condiciones.

El torneo, en definitiva, ha sido interesantísimo. El campeón Irán ha dejado un buen sabor de boca, pese a su desorganización general. Su delantero y máximo goleador del torneo Kaveh Rezaei ha sido uno de los futbolistas más determinantes y por su olfato y sus movimientos se ha ganado con justicia el apodo de pequeño Ali Daei. No tardará mucho tiempo este chico en dar el salto a Europa. Pero Rezaei no ha sido la única sorpresa entre los iraníes. Futbolistas como el capitán Esmaeilzadeh, el lateral zurdo Roudpshti o el potentísimo Talebat, que ha hecho un auténtico golazo en la final, también han aportado su granito de arena en la conquista del título.

Del resto de países, los coreanos han dejado un par de nombres para apuntar. Uno de ellos el del delantero Lee Jongho, venido a menos durante el campeonato, pero espectacular en la primera fase en la que hizo cuatro tantos en un partido. El otro, el del talentoso zurdo Kim Dong Jing, interior con llegada y buena visión de juego. Junto a ellos ha destacado otro centrocampista: Lee Chang.

Pero si algún futbolista ha dejado la sensación de que tiene un futuro esplendoroso por delante ese ha sido el japonés Usami Takashi. Apeados los nipones por Corea en semifinales en lo que todo el mundo coincidió en calificar como la final anticipada, este mediapunta corpulento y con excelentes condiciones técnicas ha maravillado durante todo el torneo. Diestro, capaz de arrancar en diagonales desde la izquierda, con carácter, tiene un disparo sensacional, bota muy bien las jugadas a balón parado y llega con peligro desde segunda línea. Él ha hecho funcionar a su equipo y ha permitido que brillaran chicos como el correoso delantero Takumi Miyayoshi.

Junto a Irán, Corea del Sur y Japón, ha sido Emiratos Árabes Unidos la que ha obtenido la clasificación para el Mundial Sub-17. Ahora falta por ver qué naciones obtendrán el billete para el Mundial Sub-20. Para ello habrá que estar muy atentos al Asiático Sub-19 que comienza en Arabia Suadí el 31 de este mes. Si el torneo es tan espléndido como el Sub-16, dará que hablar.