miércoles, 25 de febrero de 2009

España participará en junio en los Juegos del Mediterráneo

Por si el calendario estuviera poco cargado para las categorías inferiores de la Selección, España participará en junio en la disciplina de fútbol en los Juegos del Mediterráneo, que se celebrarán en Pescara (Italia) del 26 de junio al 5 de julio. El equipo nacional es el actual campeón de la competición, después de que ganase el oro en 2005 en Almería al derrotar a Turquía (1-0) gracias a un gol de Kepa. El entrenador entonces era Juan Santisteban. En principio, el torneo será Sub-22, aunque la intención de los organizadores y la presión de los clubes puede hacer que se baje ese listón para que acudan futbolistas más jóvenes, aunque más prometedores. Sin embargo, la cercanía del Europeo Sub-19 y del Mundial Sub-20 y la coincidencia del Europeo Sub-21 complica mucho esta posibilidad.

Los Juegos del Mediterráneo son una serie de eventos deportivos -28 especialidades- englobados dentro del Movimiento Olímpico en los que participan únicamente países bañados por aguas mediterráneas. En total son 23 las naciones que compiten, cinco africanas, dos asiáticas y 16 europeas. La modalidad de fútbol se disputará en las ciudades de Chieti, Lanciano, Teramo, L'Aquila y Francavilla, además de en Pescara, donde se jugará la final en el Estadio del Adriático. Habrá partidos los días 25, 27 y 29 de junio y 1, 3, 4 y 5 de julio.

España viajará a la cita con 18 futbolistas, precisamente el número máximo que permite la organización. Será interesante comprobar qué tipo de jugadores se incluyen en la convocatoria, puesto que la ya reseñada coincidencia en el tiempo con otros torneos oficiales provocará que se construya un equipo con muchísimas novedades. Seguramente serán citados algunos descartados para el Europeo Sub-21 e incluso se podría aprovechar este torneo para que tuviesen más minutos los jugadores de la generación que a partir de septiembre competirá ya como Sub-21 y que hasta la fecha no han emitido buenas señales en los amistosos disputados. Un nuevo aliciente y un nuevo título en juego para España. Esta vez, los Juegos del Mediterráneo.