sábado, 22 de mayo de 2010

Piscina y bolos el día posterior a la goleada a Suiza

La selección Sub-17 sigue saboreando el excelente triunfo (4-0) cosechado ante Suiza en el Europeo y que le deja a las puertas de las semifinales. El ambiente reinante en la expedición tras este importante triunfo es magnífico, aunque los hay que piensan que la victoria de Francia ante Portugal -motivo por el cual la clasificación aún no es un hecho- ha evitado gozar de tres días de absoluta placidez por parte de jugadores y cuerpo técnico. La relajación ahora no es posible, aunque La Rojita cuenta con un gran número de papeletas para obtener el billete a semifinales en el partido del próximo lunes ante los lusos. De hecho, un empate le vale.

Por este motivo y por estar a finales de temporada, con la consiguiente carga de partidos que supone en las piernas de estos jóvenes futbolistas, los jugadores han tenido el día libre para desconectar un poco y relajar las piernas. El único trabajo ha sido de recuperación del partido de ayer y se ha llevado a cabo por la mañana en una de las piscinas municipales de Vaduz, capital de Liechtenstein. Pero lo mejor para los chavales ha llegado después de comer, cuando se han trasladado a una bolera a pasar la tarde y a divertirse un poco, algo que han agradecido después de una semana ya en tierras de Liechtenstein y cinco días más de preparación en Las Rozas. Mañana volverán al trabajo con la sesión de entrenamiento clásica previa al partido.